Arte Poética

A ella

Ella hizo estragos en mí

(y yo hice estragos con ella):

un orden perverso engendra

manipula la belleza

y mata.

 

Tras ella intento seguir

y ella me acosa primero,

me ciega, me inyecta un fuego

que dilata mis deseos

y me mata.

 

Mis deseos son así

cuando ella toma mis años:

desenvaino mis más bajos

engaños y desencantos

y mato.

 

No queda opción que morir

mientras voy envuelto en ella,

en su acoso, en su belleza,

su magnánima presencia,

y vivo.

 

 

Reincidencia (relajado)

                                                                                                        “para la misma y vieja…”

 

Quién pudiera arrebatar de un solo

y pesado movimiento estrafalario

los días que cobija el calendario

que gasto en olvidarte y que no logro,

 

pues vuelves en las formas más insomnes;

te insertas como un filo talentoso

dejando un cráter rojo, en ese pozo

reposas y susurras igniciones.

 

Las alas del olvido son alones

de avejentados gallos remolones.

Tu imagen vuela, en cambio, a gran altura

 

mirándome y mirándome con celo;

en días como hoy hasta en los pelos

la siento aterrizar con tu hermosura.

Tentativa de soneto

                                                                                            “para la que anoche

                                                                                  dejó vestido en reproches

                                                                                                 a la luna, al Poeto”

 

Emblema del espanto es tu ausencia,

 ardor de las entrañas, y mis ojos

expulsan a cascadas sus despojos.

Resulta ser en vano mi existencia

 

Surgieron por doquier las mil dolencias

que adhieren a mi alma como abrojos

cada vez que te vas, y son manojos

de vientos del sur mis apetencias.

 

La noche que no estás se vuelve cena

de pérfidos tiranos invisibles

que torturan con dagas de tristeza.

 

Me veo dándole labios a la pena.

Si quieres que esté vivo y ostensible

preciso es que vuelvas con presteza.

Diez

                                                                                   Si supieras  lo patético que te ves

                                                                                   susurrándome poemas al oído

 

Diez    de   cada  nueve  esclavos   hacen

nudo   al   cuello   de   forma  triangular.

El      resto      es      negativo,     invisible,

básicamente   inexistente. El amo se la

da  de invisible pero yo lo veo en todas

partes         oprimiendo,        torturando,

humillando,  asesinando.  El amo  no es

incoloro,   es beige.   No es  inodoro, es

caca.    No   es   insípido,    es     amargo.

Y no duerme——————————-

Amor conjugado

                                                                                                            A la eficiente Mercedes

                                                                     y a su ascendente Carrera administrativa:

                                                                                        “Qué dulce encanto tiene tu…”  y

                                                                     “…quién fuese abrigo pa’ andar contigo…”

…………..

 

 Cómo hacer para que

en esta multitud de sillas

y mostradores quepan

esta oportunidad de acercarme

esta necesidad de acercarte

esta necedad de corresponder

mi bosquejo de halago con

tu ademán de suspiro.

 

Que

 

mi sobre lacrado

mi “ella entró por la ventana del baño”

mi inquebrantable

sueño compartido

 

no se condicen con

 

tu luna llena

tu indescifrable soledad

tu anémica dermis

tu juventud develada

tu impoluto segmento de bache a bache,

 

ni con

 

su estanca omnipresencia

de africana

nariz blanca

 

ni con

 

nuestra minusválida coincidencia

 

ni con

 

sus tontas condescendencias

 

ni con

 

sus virtuales desaprobaciones.

 

No sos lo que amo pero

estabas estás

estuviste

estarás

ahí.

A la M

                                                              A la M

Qué horrór qué estés así,                                       d

Qué horrór.                                                                  e

Té quedás de piérnas cruzádas,                           M

lá cabéza bájo ríMel,                                                 a

dándo tú único frénte                                               r

esférico y dorsál                                                          i         a

hácia cualquiér púnto dél univérso.                   a       

Qué horrór qué estés así                                           n        s

qué nó Mé vés viéndote                                            o        u

bóbo, fosilizádo, expuésto dé piés y Mános,                   

balanceándoMe dé izquiérda a izquiérda.          d       M

______________                                                         e        e

Qué horrór, qué horrór qué horrór,                                M

Qué pérfida insoléncia.                                                M       o

Lá heláda á tú Mercéd                                                    i         r

cúMple él Mandáto                                                          l         i

dé tú intachable estár.                                                    i         a

Qué horrór Matár así.                                                     t

 ________________                                                     a

Qué horrór, qué horrór qué horrór:                        n

Tú sórdida indiferéncia                                                  c       

y Mí ináne sensibilidád                                                   i

Nó difiéren deMasiádo.                                                  a

Qué horrór Matár así

Con la dedicatoria al cuello

Ok. La poesía tiene un alto contenido personal. Una naturaleza subjetiva que la acribilla de parte a parte. En los principios del poeta, su personalidad se confunde con la de la poesía. Pero a medida que aquél madura, la personalidad de ésta lo rebasa. Su subjetivo carácter, el estado de ánimo que le da vida pertenece sólo a veces al poeta, pero generalmente a un tercero, a otro. El poeta es aquél que tiene el talento y las ganas de escribir un poema con el estado de ánimo de otro. La poesía pende, vive, está siempre al caer desde los estados de ánimo hacia los lectores. Y el poeta, al que no le pertenece ni su génesis ni su destino, queda solo sin sus hijos. Porque el poeta es madre, es agua aire tierra y sol. Y la semilla del ánimo crece en su vientre que pare la escritura, para que después crezca y se vaya hacia todos, hacia los demás. Ser poeta es un acto de prodigalidad

Como todo pródigo merece su egoísmo, he buscado la manera de mantener a algunos de mis hijos siempre a mi alcance. Como una madre metida, como una suegra, he encontrado en la dedicatoria, la cuerda que puede conseguir aunque sea de a ratos, mantener a ciertos poemas dentro de mi órbita. Los poemas siempre serán libres, las dedicatorias me pertenecen. Nacen así los  “poemas sueltos con dedicatoria atada”, para que algunos de mis engendros vuelvan  a casa cuando más los necesite.